Adquirir experiencia laboral comprobable parece un imposible si nadie te contrata -justamente- por no tener experiencia. Pero hay una manera de adquirir esa experiencia sin que nadie te contrate. Leé y enterate cómo.

adquirir experiencia laboral comprobable

A veces me gusta jugar a la adivina. Hoy es el caso. En mi bola de cristal puedo ver que sos estudiante o graduado de Comunicación o carreras afines. O que tal vez sos tesista y estás en ese purgatorio, en ese limbo nebuloso que hace que, al completar la parte de “Estudios” de un formulario, rechaces el rótulo de “estudiante” y al mismo tiempo no puedas alcanzar el de “graduado”. También observo que hace tiempo estás buscando laburo y no pasa na-ran-ja. ¿Adiviné? Bueno, no es casualidad, ya que en Argentina debe haber miles de personas que están en tu misma situación.

 

Hace poco hablé con un periodista deportivo que me dijo que escuchó a otro periodista decir en una entrevista en la televisión: “Son tantas las personas que estudian Comunicación o Periodismo que el mercado no da abasto con ellos. En cambio, siempre va a haber lugar para un médico, por ejemplo”.

 

Y es verdad: es como querer meter 100 elefantes en un Fitito. Hay pocos puestos de trabajo disponibles y, encima, como los empleadores saben que hay muchos desempleados en el rubro, se aprovechan y ofrecen salarios paupérrimos pensando que el sólo hecho de conseguir trabajo en Comunicación ya es un triunfo para el candidato.

 

La situación se pone aún peor cuando te percatás de que el puesto por el que venías luchando se lo llevó alguien cuyo perfil de LinkedIn es más completo que el de Stephen Hawking; que tiene más premios y reconocimientos que Messi y que sabe hacer más cosas que la señorita del “Arroz con leche”.

 

Y, para agravar más la cuestión, los reclutadores redactan anuncios que, al leerlos, ni te dan ganas de postularte, ya que te das cuenta de que son una causa perdida. En un mismo anuncio te podés encontrar frases tan disímiles como éstas:

 

“Perfil analítico, realización de reportes”.

 

“Creativo, generador de contenidos que generen engagement en redes sociales”.

 

“Orientado al trabajo en equipo y a resultados”.

 

“Con conocimientos de Diseño, Edición de audio y video, Redacción y Marketing Digital”.

 

Sí, parece un chiste pero es cierto. Pareciera que buscan cubrir tres puestos de trabajo distintos con una sola persona. Cuando hace años yo veía este tipo de anuncios me quedaba perpleja. ¿Cómo iba a hacer yo para conseguir trabajo en Comunicación si sólo sabía hacer algunas de esas cosas y ni siquiera tenía experiencia aplicándolas en un trabajo concreto?

 

¿Cómo adquirir experiencia laboral si nadie te contrata?

 

No sé cómo será para los que estudiaron en otras universidades, pero l@s que estudiamos Comunicación en la UBA nos pasamos 7 u 8 años estudiando una carrera que es 95% teoría y 5% práctica. ¿Cómo vamos a ser útiles para las necesidades de un mercado que pide “profesionales Victorinox”, multifunción y afilados por la experiencia?

 

Entonces, de repente, te cae la ficha de que estudiar 8 años no basta y que tenés que empezar a formarte por fuera de la Universidad. Y te convertís en expert@ en hacer cursos. Cursos que te sirven para tener una noción general de diversos asuntos pero no ser expert@ en absolutamente nada.

 

Otro gran problema es que, al no tener experiencia (o muy poca), nadie te contrata. Y como nadie te contrata, nunca terminás adquiriendo esa experiencia. Un malicioso círculo vicioso.

 

La única respuesta que se me viene a la cabeza es lo que te vengo diciendo hace un par de semanas: si no consegís laburo en el rubro, autoempleate creando tu propio emprendimiento, en el que vas a poder aprender y aplicar conocimientos en una experiencia concreta.

 

Adquirir experiencia laboral emprendiendo

 

La semana pasada hablé de los 5 conocimientos básicos que deberías tener antes de emprender si estás empezando desde cero. Espero que, si te descargaste el eBook, te haya servido y que hoy estés con más ganas que nunca de empezar a prepararte para tener tu propio emprendimiento. Y si todavía no te lo descargaste, estás a tiempo. Completá este formulario y se te envía automáticamente al mail.

 

Descargá el eBook que escribí especialmente para vos, que querés cambiar tu vida laboral.

 

Hoy voy a hablar de toda la experiencia que tu emprendimiento te va a permitir adquirir sin necesidad de que alguien te contrate ni de tener que chamuyar en tu CV.

 

En primer lugar, me toca advertirte: como siempre, aprender implica una inversión. De tiempo y de dinero. Y lo más normal es que no ganes nada de plata al principio. Y ya sé que ahora debés estar pensando: “Para eso, adquiero experiencia trabajando gratis como pasante para algún medio o como trainee en una agencia. Por lo menos, no gasto plata”. Error. Hay una diferencia ENORME entre las dos opciones.

 

Juguemos un poco. Ponele que yo soy el Morfeo de Matrix y te tengo sentad@ en frente. Vos sos Neo, aunque -claro- con menos conocimientos informáticos. Y te digo:

 

“Este es el mundo que han puesto ante tus ojos para que no veas la verdad”.

 

Y vos me preguntás: “¿Qué verdad?”.

 

Yo te respondo: “Que sos un esclavo, Neo. Igual que los demás, naciste cautivo. Naciste en una prisión que no podés probar, tocar ni oler. Una prisión para tu mente. Por desgracia, a nadie se le puede decir lo que Matrix es. Tendrás que verla vos mismo. Es tu última oportunidad. Después, ya no hay marcha atrás. Si tomás la pastilla azul, fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que vos quieras creer. Si tomás la roja, te quedás en el País de las Maravillas y te mostraré cuán profundo llega la madriguera del conejo”.

 

 

 

En este caso, vos podés tomar la pastilla azul y elegir ganar experiencia trabajando gratis para terceros que te van a explotar como a un esclavo sin siquiera saber quién sos. Elegir ser el instrumento de otros para hacer plata que vos nunca vas a ver. Elegir ser un engranaje aislado de la cadena de montaje que no es dueño ni conoce cómo funcionan los medios de producción con los que trabaja (discúlpenme, hoy tengo un día demasiado marxista).

 

O podés tomar la pastilla roja y elegir ganar experiencia con tu propio emprendimiento. Elegir tener todo el control y conocer cómo funciona una empresa desde cada uno de sus ángulos: desde la estrategia de negocios, pasando por el diseño, el plan de marketing, el contenido y hasta la atención al cliente. Porque, claro, vos sos dueñ@ de tus medios de producción y sabés cómo funciona cada cosa de tu negocio. Porque viste nacer a este bebé y está en tus manos que crezca tan alto como Manu Ginóbili.

 

Teniendo tu emprendimiento vas a adquirir una experiencia más completa que trabajando gratis para un medio. En vez de estar en el mostrador, vas a estar en la cocina, aprendiendo a hacer de todo.

 

Porque la realidad es la siguiente: sólo cuando algo que depende un 100 por ciento de vos corre peligro es que movés cielo y tierra para aprender a sacarlo a flote. El hecho de que estás sol@ en esto y necesitás saber cómo medir resultados, cómo llegar a más gente o cómo hacer un anuncio con Google Adwords, te empuja a averiguarlo hasta aprender a hacerlo lo mejor posible. Porque es tu negocio, y si lo hacés mal, es peor para vos.

 

¿Qué experiencia laboral vas a adquirir con tu emprendimiento?

 

Emprender te va a permitir aprender y demostrar que sabés hacer todo esto:

 

(1) Redacción.

Siempre se recomienda, si tenés una página web, tener una sección de Blog para, a través de tus contenidos, atraer tráfico relevante y cualificado. ¿Cómo llegaste a esta página? Ya sabemos la respuesta.

 

El tema es: ¿cómo aprendés a redactar de manera atractiva y al mismo tiempo correcta? Escribiendo. Te vas a ir puliendo con el tiempo y vas a ir aprendiendo de tus lector@s: qué contenidos les gusta y cuáles no, cómo hablarles (qué tono usar), etc.

 

(2) Expertise en temática determinada.

Ya sea que ofrecés un servicio de diseño gráfico o vendés muñequitos de porcelana fría para decorar tortas, al escribir los contenidos del blog vas a centrarte en un tema en particular, generalmente relacionado con lo que vendés, pero no necesariamente.

 

Yo, por ejemplo, no hablo de arte, pero sí de emprender. Yo hablo de emprendimiento y búsqueda de trabajo, que es la temática que me apasiona y obsesiona. De tanto escribir y pensar sobre un tema, te terminás volviendo expert@ en él. Eso sí, te tiene que apasionar, porque si no, escribir el post semanal te va a dar más paja que subir hasta el piso 14 por escalera cuando se corta la luz.

 

Una chica me contó en Facebook que consiguió trabajo escribiendo un blog especializado en Permacultura. ¡Así que encontrá tu tema de nicho y todo puede pasar!

 

(3) Publicidad digital.

Para promocionar tus productos o servicios vas a tener que recurrir a la publicidad para llegar a nuevos clientes. En el eBook te cuento un poco más sobre qué es Google Adwords y cómo aprender a usarlo. Y también hablo sobre Ads en redes sociales. Lo mejor de tener un emprendimiento es que vas a poder practicar y adquirir experiencia con él, armando campañas reales y observando sus resultados.

 

(4) Medición y análisis.

Cuando hagas campañas, vas a necesitar medirlas para ver si rindieron como vos esperabas. Y ahí tenés más experiencia adquirida gracias a tu emprendimiento. Después de aprender a usar y realizar análisis con Google Analytics, vas a ser la balanza perfecta entre un perfil creativo y uno analítico.

 

(5) Posicionamiento SEO.

Tener tu emprendimiento con blog incluido también te permite practicar y ganar experiencia en SEO y demostrarle a tus potenciales empleadores que sabés posicionar tu contenido en Google.

 

(6) Community Management.

Adquirí práctica con las redes sociales actualizándolas a diario y probando cada tanto estrategias de contenido y herramientas nuevas.

 


 

Espero que este post te haya sido útil o inspirador (si fue ambas cosas, ¡mejor!) y me gustaría que me escribieras abajo, en los comentarios, o en enprivado@comuemprendedores (si sos de l@s que prefieren más privacidad) qué te pareció lo que leíste y si hay algún tema en particular sobre el cual te gustaría que escribiera.

 

¡Hasta la próxima!

Si te sirvió, ayudá a otr@s compartiéndolo en estas redes:Share on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Tweet about this on Twitter