¿Tenés un emprendimiento online y te cuesta atraer clientes? Entonces, aplicá las técnicas del inbound marketing y seducí a tus clientes para que ellos te busquen a vos y no a la inversa.

inbound marketing atraer clientes

Me encanta la frase “es como soplar y hacer botella”. Aunque si la quisiera usar para hablar del trabajo que los emprendedores tienen que hacer para atraer y fidelizar clientes, moriría en el intento. Es que emprender no es soplar y hacer botella: es soplar, soplar, soplar… y quizás terminar hiperventilad@.

 

Y cuando digo que es difícil no me refiero a lograr el momento “¡Eureka!” en que se te ocurre la idea de negocio, o ese en el que te ponés a pensar y a diagramar cómo se va a ver tu plataforma digital o el diseño de tu marca. Sin dudas, lo más difícil de emprender es captar y fidelizar clientes para que tu negocio siga en marcha y, al fin y al cabo, funcione.

 

¿Y por qué captar nuevos clientes no es “soplar y hacer botella”? Por varios motivos:

 

Θ Las personas son cada vez más reacias a la publicidad y a que les vengan a vender algo.

 

Θ La web está cada vez más hiperpoblada y es cada vez más difícil hacer que tu emprendimiento resalte frente a tanta información y competencia.

 

Θ Al momento de comprar un producto o servicio, tu cliente potencial tiene muchísimo más poder de investigación, comparación y decisión que las generaciones anteriores gracias a nuestro querido amigo, el sabelotodo de Google.

 

Alguna vez ya te hablé del ZMOT (Zero Moment of Truth o Momento Cero de la Verdad), que es ese momento en el que el consumidor realiza una investigación en Internet antes de efectuar su compra.

 

Seguramente te pasó que, antes de comprar ese caloventor que tanto necesitabas para sobrellevar este crudo invierno -y, cansad@ de ver que la recomendación de “no andar en patas por la casa” no era suficiente-, te leíste toda la información que encontraste a tu alcance y navegaste hasta encontrar calificaciones, comentarios y críticas de otros usuarios hasta definir dónde ibas a comprarlo. Bueno, correcto, pasaste por el ZMOT esa y tantas otras veces más.

 

Y ese es el motivo por el cual, si tenés un emprendimiento, deberías empezar a ponerle todas tus fichas a tu plataforma online y a generar contenidos que aporten valor a tu público objetivo. ¿Para qué? Para posicionarte en su mente y que, cuando quiera realizar una compra, se acuerde y dirija voluntaria y naturalmente hacia vos.

 

Las seducción en las ventas funciona igual que la seducción entre personas. Estoy segura de que no te gustaría que alguien a quien ni conocés viniera a pedirte que te casaras mañana. Pero seguramente sí te gustaría salir con una persona que, desde un primer momento, te llamó la atención por tener algo especial, algo que quizás te hizo sentir identificad@ e hizo que vos mism@ fueses hacia ella a pedirle su Whatsapp. Una persona con la que, de a poco, fuiste entablando una relación y te fue haciendo sentir que valía la pena elegirla como pareja.

 

Y eso es, más o menos, lo que el inbound marketing te puede ayudar a generar en tu cliente potencial:

 

(1) Encontrarlo.

(2) Atraerlo e interesarlo.

(3) Conseguir un medio para volver a contactarlo en el futuro.

(4) Entablar una relación a largo plazo.

(5) Fidelizarlo.

(6) Conquistarlo para que, cuando tenga que elegir a alguien, te elija a vos y no a tu competencia.

 

¿Qué es el inbound marketing y para qué sirve?

 

El inbound marketing es un método que te permite establecer un contacto con tu cliente potencial desde el ZMOT hasta el momento de la compra. El objetivo principal del inbound marketing es convertir a esos clientes potenciales en clientes. ¿Y cómo lo consigue? Pasando por las seis instancias mencionadas más arriba mediante diversas técnicas.

 

Las principales técnicas del inbound marketing

 

El inbound marketing combina técnicas. La mayoría de ellas son poco intrusivas, es decir, aportan valor a tu público objetivo haciendo que este, naturalmente, se dirija hacia tu página web sin tener la sensación de que estás intentando venderle algo.

 

¿Cuáles son las técnicas principales que deberías usar para atraer nuevos clientes con el inbound marketing?

 

[Ahora te cuento cuáles son y en qué consisten, pero al final del post te voy a hablar del paso a paso de cómo usarlas y combinarlas en tu emprendimiento -¡paciencia, voy por parte!-].

 

Θ Marketing de Contenidos.

Generación de contenidos para atraer a tu cliente potencial hacia tu web de forma natural y voluntaria. Si querés leer más sobre Marketing de Contenidos, leé esta nota.

 

Θ SEO o Search Engine Optimization.

Optimización para motores de búsqueda. Básicamente, aplicación de un conjunto de técnicas para que, al ingresar determinadas palabras claves en los buscadores, tu web aparezca en las primeras posiciones de manera orgánica -es decir, sin que hayas pagado para estar ahí-.

 

Θ SEM o Search Engine Marketing.

Realización de campañas publicitarias pagas en motores de búsqueda y asociados de Google. A grandes rasgos, pagar para que tu web aparezca en los primeros resultados de Google al ingresar determinadas palabras clave o que tus banners aparezcan en otros blogs, sitios web o asociados de Google (como YouTube).

 

Θ Social Media Marketing.

Generación de contenidos y configuración de campañas publicitarias en redes sociales para llevar tráfico a tu web y lograr engagement.

 

Θ Email Marketing.

Captación de los correos de tus clientes potenciales para luego entablar una relación a largo plazo con ellos a través de mails. Estos mails pueden tener diversos fines:  llevar tráfico a tu web, fidelizar a tus suscriptores a través de contenidos exclusivos, vender un producto o servicio que ofrecés, comunicar promociones, etcétera.

 

Si te interesa hacer cursos gratuitos o conocer más sobre algunas de estas técnicas, puede ayudarte el mini eBook que escribí con esa información. Si todavía no lo descargaste, podés hacerlo acá:

 

Descargá el eBook que escribí especialmente para vos, que querés cambiar tu vida laboral.

 

 

Los beneficios del inbound marketing en tu emprendimiento

 

La verdad es que son muchos los beneficios de implementar el inbound marketing en tu emprendimiento. Sin más preámbulos, paso a enumerar los tres principales:

 

Θ Posicionamiento, visibilidad y diferenciación con respecto a tu competencia.

Al generar contenidos que aporten valor a tu público objetivo no hacés más que ir, de a poco, ganándote un lugarcito en su cabeza (y en su corazón). Al producir y difundir contenidos sobre una temática específica ganás visibilidad como expert@ en esa temática. Además, si esos contenidos son únicos de verdad, te ayudan a diferenciarte de tu competencia.

 

Θ Confianza y fidelización.

Una de las cosas más importantes del proceso de conversión de un cliente potencial en cliente es la obtención de su correo electrónico para establecer una relación a largo plazo con él y hacerlo volver a tu web. Esta relación a largo plazo vía mail te va a permitir fidelizarlo a través de contenidos que le sirvan de verdad y, al mismo tiempo, infundirle confianza en tu persona.

 

Θ Automaticidad.

La gran ventaja de conseguir el correo electrónico de ese cliente potencial es que no vas a tener que volver a pagar (a través de publicidad en redes sociales, por ejemplo) para que vuelva a visitar tu página web. Siempre que subas nuevos contenidos vas a poder avisarle y enviarle el link a su e-mail. Y cuando quieras lanzar algún producto, servicio o promoción, ya vas a contar con su contacto para que se entere.

 

Los cuatro pasos para crear una estrategia de inbound marketing efectiva

 

#1. Reconocé a tu cliente ideal.

Tu cliente ideal no está encarnado en todas las personas que visitan tu página web. Tu cliente ideal es aquel que le gusta lo que hacés, que estaría dispuesto a comprarte. Tu cliente ideal es una persona con determinadas características que vos tenés que llegar a identificar y saber describir muy bien. Y, en cuanto puedas definir esas características, vas a tener que pensar en lo más importante: sus necesidades. En torno a ellas vas a construir toda tu estrategia de contenidos.

 

#2. Elaborá un plan estratégico de contenidos.

Al conocer a tu cliente ideal y sus necesidades, vas a poder identificar sobre qué temas vas a hablar en tus contenidos. El objetivo de tus contenidos tiene que ser resolver los problemas de tu cliente ideal, responder a sus dudas y calmar sus ansiedades.

Además del tema, vas a tener que identificar en qué canales se mueve tu cliente ideal (por ejemplo, en qué redes sociales te conviene aparecer) y en qué momentos (para definir los horarios de tus publicaciones).

Por último, vas a tener qué definir en qué formato te conviene producir tus contenidos: si se trata de un público lector, vas a escribir artículos en tu blog. Si no, quizás te convenga producir videos y abrir un canal en YouTube. Si no tiene mucho tiempo, quizás estaría bueno que hicieras podcasts para que se descargue y escuche mientras viaja al trabajo.

La técnica por excelencia de esta etapa es, claro, el marketing de contenidos.

 

#3. Conseguí tráfico cualificado.

 

Hay distintas formas de conseguir tráfico para tu web.

 

Tráfico orgánico.

Este tipo de tráfico es el que se consigue cuando una persona llega a tu web después de realizar una búsqueda en Google u otros buscadores. La técnica que deberías usar para conseguir que te encuentren es el SEO. Podés leer el eBook que te mencioné más arriba para saber más sobre él.

De todas maneras, creo que este es un tema que se merece un posteo aparte para más adelante, ya que vas a tener que aplicar el SEO no sólo en la redacción de tus posts o páginas de tu web, sino también en la forma de organizar los contenidos (por medio de categorías y etiquetas) y en los textos que no son visibles para los usuarios de tu web (el título, los subencabezados y metadescripciones de tu página).

Pero si recién empezás y tenés tu página autoadministrable con WordPress.org, hay algo que no te puede faltar: instalar el plugin gratuito Yoast SEO, que te guía en lo más básico para que tengas tu página optimizada para los buscadores.

 

Tráfico de redes sociales.

Este sería el tráfico que conseguís mediante tus publicaciones en redes sociales (cuando publicás un enlace a tu página). Y no hablo sólo de los contenidos que publicás en las redes sociales de tu empresa o emprendimiento, sino también de los que podés difundir en grupos de Facebook o LinkedIn, los artículos que podés escribir en Pulse o Medium, etcétera.

 

Tráfico directo.

Este es el tráfico que obtenés cuando una persona que ya conoce tu página escribe directamente la dirección de tu web en el navegador.

 

Tráfico referral.

Este es el tráfico que obtenés cuando se publica el enlace de tu página desde otra. Una técnica para usar acá es el link building, que consiste en publicar el enlace de tu página en otras como directorios, foros o al comentar en blogs -sin llegar a ser un spammer total-.

También es importante lograr que otras páginas hagan referencia a la tuya en sus contenidos. Esto puede darse naturalmente o con previo acuerdo (“vos me mencionás, yo te menciono”).

Y otra cosa que podés hacer para conseguir tráfico referral es lograr que un medio te haga una entrevista o publique una nota en la que se hable de tu emprendimiento.

El tráfico referral es muy importante para lograr un buen posicionamiento SEO, ya que una de las variables del algoritmo de Google es la obtención de enlaces externos o backlinks.

 

Tráfico pago.

Acá entran dos de las técnicas que mencioné más arriba: el SEM y el Social Media Marketing. Podés configurar campañas publicitarias en redes sociales o con Google Adwords y obtener un tráfico importante a tu sitio web. El tema es que aproveches bien esa inversión inicial y puedas convertir ese tráfico en suscriptores para que vuelvan a visitarte sin tener que volver a pagar. Y de eso se trata el siguiente y último paso.

 

#4. Captá y fidelizá leads.

 

En tu página web necesitás tener formularios de suscripción, sea dentro de tus contenidos o fuera de ellos (como en la página principal, por ejemplo). Pero la cosa no funciona si vos les decís a los usuari@s: “Suscribite para recibir mis novedades” y punto. Para conseguir que se suscriban, vos les tenés que dar algo que quieran tener, y eso se llama “lead magnet“. Un lead magnet puede ser un eBook, un mini curso o un webinar con una información relevante para ell@s. Ofreceles algo que quieran tener y van a estar dispuest@s a entregarte su email sin problemas.

 

Acá la técnica que entra en acción, como habrás adivinado, es el email marketing. Una vez que tengas los correos de tus suscriptores podés empezar a comunicarte con ellos a través de ese medio e ir construyendo una relación a largo plazo. Ofreciendo contenidos de calidad vas a poder, con el tiempo, ir fidelizándolos. Y un cliente potencial fiel está a segundos de convertirse en un cliente.

 

Hay algo importante a tener en cuenta cuando apliques el email marketing. La dura realidad es que la tasa de apertura de tus correos nunca va a ser del 100%. Nada más lejos de eso. Con suerte, podés conseguir que un 40% abra tus mails y otro 20 haga clic en el enlace hacia tu web. Por eso es importante que uses la técnica del copywriting en los titulares de tus mails para que a tus destinatari@s les den ganas de abrirlos.

 

Si te interesa saber más sobre copywriting, te invito a descargarte el mini eBook que escribí con los 7 mandamientos del copywriting que deberías aplicar a tus textos para seducir a tu público objetivo y atraer más clientes. Descargalo acá:

 

Descargá mi eBook "Para venderte mejor" y empezá a alcanzar tus objetivos usando bien las palabras.

 


 

Bueno, espero no haberte abrumado con tanta información y que te sirva para hacer crecer tus ventas o aumentar tu número de clientes en el futuro. Pero ¡ojo! Los resultados del inbound marketing no son inmediatos. Aunque, en el largo plazo, vas a ver lo útil que es.

 

¡Hasta la próxima!

Si te sirvió, ayudá a otr@s compartiéndolo en estas redes:Share on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Tweet about this on Twitter